jueves, 28 de agosto de 2014

Consejos de los Psicólogos: Como afrontar la vuelta a la rutina

Las vacaciones son sinónimo de descanso, relajación y bienestar. Sin embargo, también suponen un desequilibrio en los horarios, una pérdida de disciplina y, en definitiva, un descontrol absoluto sobre los deberes y obligaciones que dominan la mayor parte de nuestra vida. Por eso, cuando llega el temido instante de la vuelta al trabajo, muchas personas pueden sufrir ansiedad, estrés, tristeza o desasosiego.

Los psicólogos han desarrollado varias técnicas y consejos con los que se pretende facilitar el regreso a la rutina. Ponerlos en práctica ayudará a quienes han estado de vacaciones a retomar sus compromisos laborales y familiares con mejor humor, evitándoles sentimientos negativos. Algunas de estas recomendaciones son:

  • Intenta acostarte a una hora prudente incluso aunque estés de vacaciones, especialmente durante la última semana. Tómate un par de días para asumir la vuelta a la normalidad y haz todo según lo haces durante el resto del año.
  • No comas ni bebas en exceso. A pesar de que seguramente hayas abusado en la ingesta de comida y bebida durante el verano, ahora es momento de restringir estos productos. Haz una dieta sana y equilibrada que te permita estar activo y fresco durante la mayor parte del día.
  • Practica deporte. Realizar ejercicio no sólo es bueno para el organismo, sino también para la mente, pues de esta forma se aprende a ser disciplinado, se liberan tensiones y se consigue conciliar el sueño más fácilmente.
  • Mantén momentos de ocio y descanso. Empezar con la jornada laboral no significa que debas rechazar todo lo relacionado con la diversión y el esparcimiento. Queda de vez en cuando con tus amigos o ve al cine con tu pareja, incluso entre semana.
  • Piensa en positivo. Seguro que regresar a la oficina o a tu lugar de trabajo no es tan horrible como piensas. Reencontrarte con los compañeros y clientes habituales o salir a tomar un café en el bar de enfrente, hacen tu jornada más llevadera. Piensa en esos momentos y deja que una sonrisa asome en tu rostro.

Estos consejos suelen ser suficientes para afrontar una vuelta a la rutina. La mayoría de las personas no requieren de la ayuda de ningún psicólogo y son capaces de continuar con sus vidas con optimismo. Sin embargo, cuando se padece de otras patologías como depresión o falta de autoestima, por ejemplo, puede ser necesario contar con un equipo de psicólogos que ofrezcan el tratamiento adecuado.

Miguel Vallejo

No hay comentarios:

Publicar un comentario